Un logo eficaz NO SOLO es un logo bonito

Un problema recurrente que se encuentran los diseñadores gráficos en sus clientes es que estos consideran que lo único necesario para que un logo sea eficaz es que sea bonito o les guste.

En la mayoría de las ocasiones esto no es culpa suya: simplemente no tienen la suficiente información para entender el proceso de diseño y su complejidad.

Este problema sucede con todo tipo de diseños: flyers, cartelería, tarjetas… En estos supuestos ya comienza a ser un problema, pero donde se vuelve algo gravísimo es si se hace en el logotipo.

Pensémoslo como si tu empresa fuera una persona y el logotipo fuera su rostro. Todo el mundo reconoce a los demás cuando le miran la cara. Sin embargo, a veces cuando te encuentras con una persona atractiva, te sientes confundido cuando la conoces en profundidad.

Piensas que su rostro no concuerda con su carácter o con su forma de ser. Quizás no concuerda con su voz. Simplemente tiene una cara bonita, pero esta cara no refleja su verdadera forma de ser.

Y quizás refleja en su cara algo que no te gusta y nunca te atrevas a darle la oportunidad de a esta persona, pero la realidad de su manera de ser es otra totalmente diferente que quizás sí que te hubiera gustado.

Vamos a poner un ejemplo.

Vamos a suponer que este hombre se llama Alberto. Alberto tiene un tipo de rostro serio, atractivo y lo que se puede ver es que es un chico atlético, posiblemente sea sociable pero tiene su lado reservado.

¿Cómo te quedarías si te digo que Alberto en realidad se pasa casi 10 horas diarias jugando a videojuegos, es una persona súper tímida y no tiene amigos?

Así de primeras te parecería un poco chocante, porque su imagen no refleja su personalidad.

Pues es lo mismo que con los logotipos. Alberto es guapo, pero su cara no concuerda con su manera de ser.

Mientras que lo de Alberto no se puede arreglar tan fácilmente, el diseño de tu logotipo sí puede hacerse bien desde el principio o incluso arreglarse a futuro.

Ahora te voy a enseñar un ejemplo de una marca bastante conocida que cambió su logo hace no mucho.

Este es el logo antiguo:

 

 

Es bonito, ¿verdad?

Pero, ¿es efectivo?

Primero vamos a entender qué es Dunkin’ Donuts. Esta empresa es una cadena de cafeterías especializada en hacer y vender donuts.

¿Ya puedes ver el problema?

El logo no refleja bien a qué se dedica esta cadena. Si no leyéramos “donuts” en el nombre, no sabríamos que se trata de una cadena especializada en estos. Aunque sea una cafetería, su especialidad no es hacer cafés (aunque los venda) y no tiene sentido que haya una taza de café en el propio logotipo.

¿Quieres ver cómo dejaron el logo después del cambio? A lo mejor te sorprende.

 

 

No lo dije antes, pero posiblemente otro de los grandes problemas que tenía la marca era que la taza que tenía antes tenía demasiados detalles, incluso en el propio vaso se repetía el nombre de la marca.

Esto generaría problemas a la hora de adaptar el logo a espacios más pequeños, porque al reducirlo tanto no se vería absolutamente nada.

Ahora bien, me contarás que ahora la marca no refleja ni donuts ni nada, que ha perdido la esencia. Pero te equivocas.

Si tuvieras que darle una personalidad, ¿tú pensarías que esta marca es seria? No, ¿verdad? Es una marca dinámica, divertida, colorida y alegre.

El anterior logo es bonito, pero el problema que tenía es que no era efectivo porque podía confundir a los clientes y además al reducirlo se emborronaba parte de la información. Este quizás pueda parecer más “soso” (aunque personalmente me sigue pareciendo atractivo) pero es muchísimo más efectivo.

Además, aunque el logo es una parte primordial del diseño, lo que genera que la gente defina del todo tu personalidad es más que tan solo este. Desde el diseño de un flyer hasta el propio diseño del local o del uniforme de los empleados transmiten personalidad, incluso aunque no nos demos cuenta conscientemente.

No es lo mismo esto:

Que esto:

Probablemente al principio, si no estás acostumbrado a fijarte en estas cosas, te cueste entender qué diferencia hay. Sí, en uno hay rosa y en otro amarillo.

Pero en uno hay modernidad, es más juvenil, es más fresco.

El otro es más artesano, más seductor, más tradicional.

¿Te atreves a decir cuál es cuál?

Esto ayuda a la marca a expresar un carácter que ya se intuye en el propio logo. Posiblemente si busques un donut de toda la vida que esté bueno recurras a la marca Donuts, pero si quieres innovar o buscar algo más llamativo o arriesgado, decidas Dunkin.

¿Ahora ya entiendes la diferencia entre logo bonito y logo efectivo?

¡Déjame tus dudas en la cajita de comentarios!

Consigue un logo diferente: El Círculo cromático

Cuando diseñamos un logotipo, una de las primeras cuestiones con la que se nos acribilla a los diseñadores es la necesidad de hacer un logo diferente y nunca visto. Lo ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

¿Qué características debe tener un logo para ser eficaz?
Título

El diseño corporativo de tu marca es vital para que la gente te reconozca y te asocie unos valores concretos, por ello no debe tomarse a la ligera. Tu logo ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

1 comentario en «Un logo eficaz NO SOLO es un logo bonito»

  1. Pingback: ¿Qué características debe tener un logo para ser eficaz? – EREA GRÁFICA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *